Sólo tienes que medir el contorno de tu cuerpo en centímetros. de pie, con los brazos extendidos y rodeando la zona a medir con una cinta métrica en posición horizontal, ni suelta ni apretada, simplemente ajustada al cuerpo.